Noticias

05 de Junio de 2018
Noticia cedida por Isabel Moreno

Ideas refrescantes para tu cocina de verano

 


En verano, no apetece demasiado cocinar, ir a la playa, caminar y tomar el sol, son algunas de las actividades que más apetecen en esta época del año.

Te proponemos algunas ideas para que cuides de ti y tu familia sin pasar mucho tiempo en la cocina.

 

Ten siempre algún cereal cocinado en tu nevera: arroz basmati, alargado, quinoa…

1-     Incorpóralo, espolvoreándolo por encima de tus ensaladas de verduras.

2-     Saltéalo con verduritas de temporada y unas gotitas de shoyu.

3-     Prepara una ensalada de tu cereal preferido combinada con aceitunas, zanahoria rallada y una hierba aromática de tu elección: albahaca, cilantro…

 

Cocina garbanzos en cantidad y guárdalos en el frigorífico.

1.- Tritúralos con un poco de tahín, un chorrito de limón y una pizca de sal para elaborar un hummus sencillo y nutritivo, que podrás disfrutar a modo de comida o entre horas.

 2.- Incorpora un buen puñado a tus ensaladas. Si quieres triunfar, saltéalos un par de minutos en una sartén, con una pizca de sal y unas gotitas de vinagre umeboshi para que queden sabrosos y crujientes.

3.- Prepara una deliciosa ensalada de garbanzos. Combínalos con calabacín rallado, alcaparras, zanahorias y cebolleta picada. Elige tu aliño preferido y disfruta de un plato refrescante y nutritivo.

4.- Añade un puñadito de garbanzos sobre tus cremas frías y gazpachos. Para que queden más crujientes y sabrosos, espolvoréalos con un poquito de pimentón y tuéstalos unos minutos bajo el grill del horno.

 

Escalda verdura para 2 o 3 comidas.

El escaldado es una cocción en la que introducimos la verdura en agua hirviendo durante 1 a 3 minutos, dependiendo del tipo de verdura y de su tamaño. Se trata de una cocción breve, que permite que la verdura quede al dente y que nos ayuda a aprovechar mucho mejor sus vitaminas.

1.- Prepara una ensalada con las verduras escaldas y algo de hoja verde fresca. Las zanahorias escaldadas combinadas con rúcula o canónigos quedan buenísimas.

2.- Saltea las verduras durante un par de minutos en una sartén con un poquito de aceite de oliva. Incorpora arroz o quinoa, añade unas gotitas de shoyu y sirve a modo de ensalada templada.

3.- Dispón las verduras en una bandeja y sirve con un salteado de setas de temporada por encima.

 

 

Y no te olvides de tener siempre a mano los ingredientes esenciales para una buena ensalada.

1.- Lechuga, rúcula, canónigos, berros, zanahorias, endivias, cebolletas, aguacate, maíz, tomatitos, aceitunas, alcaparras… trocea y aliña para disfrutar de una rápida y nutritiva ensalada.

2.- Incorpora estas verduras a salteados y ensaladas de cereal. Por ejemplo, una vez salteado el cereal, apaga el fuego, añade un buen puñado de rúcula y mezcla. El resultado es delicioso, atractivo y estarás añadiendo nutrientes a tu plato.

3.- Introduce zanahoria rallada, endivia picadita, maíz, aceitunas, pasas y nueces en un tarro de cristal y llévate tu ensalada donde quieras. Mezcla tu aliño preferido en un botecito y simplemente añádelo a la ensalada a la hora de comer. Deja correr tu imaginación e incorpora, pasta, arroz, quinoa, garbanzos… ¡Las combinaciones son infinitas!

Ver todas las noticias

Otras Notícias


¿Tienes alguna duda? Contáctanos


RECETAS

EVENTOS