Noticias

09 de Septiembre de 2016
Noticia cedida por Patricia Restrepo

¿Por qué incluir alimentos fermentados en nuestra dieta?
Los pickles o fermentos son encurtidos o verduras fermentadas con un poderoso efecto desintoxicante y nutritivo. Contienen la tan preciada vitamina C y en la cocina puedes utilizarlos con sushi vegetal, en ensaladas, como acompañamiento de hamburguesas y frankfurts veganos…
 
Son perfectos para acompañar comidas ya que mejoran notablemente nuestra digestión, eliminan gases y estimulan el funcionamiento de la vesícula biliar, órgano que se encarga de la gestión, digestión y metabolización de las grasas por medio de la secreción de bilis, a la vez que tonifican y nutren el resto de funciones hepáticas. También favorecen la concentración, despiertan al organismo y ralentizan el ritmo del páncreas, contribuyendo de este modo a mantener el índice glucémico estable, por lo que son útiles cuando queremos estar despiertos durante largo tiempo.

Para que los pickles sean beneficiosos tienen que estar elaborados son sal marina no refinada, miso, shoyu o ciruelas umeboshi. Cuando utilizamos fermentos largos como el miso, o shoyu, tamari, umeboshi, natto, o tempeh entre otros, contribuimos a repoblar la flora intestinal, eliminamos radiaciones del cuerpo, mantenemos el sistema inmunológico alto y potenciamos el sistema digestivo.
 
Otra ventaja de los encurtidos, es su largo tiempo de conservación y su fácil preparación. Los podemos elaborar nosotros mismos en casa con cualquier tipo de verdura, eligiendo uno de los conservantes naturales que hemos mencionado anteriormente: sal marina integral, miso, shoyu, vinagre de arroz, tamari o umeboshi. No obstante, si no tenemos mucho tiempo, siempre podemos recurrir a pickles ya elaborados como los que encontrarás en la sección de productos de esta página web. Disponibles en dos sabores: daikon y jengibre.
 
Los pickles se pueden hacer con todas las verduras e incluso con frutas como la sandía. A continuación te proponemos una receta de pickles de sandía elaborados con la parte blanca de esta fruta, fuente de clorofila y con un alto poder desintoxicante. ¡Buen provecho!
 
PICKLES DE SANDÍA 
 
Ingredientes:
 
- La parte blanca de una sandia de 1 kilo aprox. cortada en cuadritos
- El zumo de un trozo de 2 cm de jengibre
- Unas gotas de vinagre de arroz
 
Elaboración:
 
1. Filetear los trocitos blancos de la sandía y añadir la sal. Mover bien con las manos.
2. Incorporar el zumo de jengibre y dejar macerar en el prensa pickles de 1h a 24h.
3. Antes de consumir, añadir unas gotitas de vinagre de arroz.
4. Conservar en la nevera.
 
 
-----
 
 
La información publicada en esta página web tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con un especialista. Es importante seguir una dieta variada y un estilo de vida saludable.
Ver todas las noticias

Otras Notícias


¿Tienes alguna duda? Contáctanos


PRODUCTOS RELACIONADOS

RECETAS

EVENTOS