Noticias

09 de Abril de 2018
Noticia cedida por Isabel Moreno

Tus emociones y tus comidas están relacionadas. ¿Quieres saber cómo?

“Somos lo que comemos”, seguro que este dicho te resulta familiar y tienes claro que lo que comes afecta directamente a tus células y a tu cuerpo físico.

 

Pues bien, también podríamos decir que “Sentimos lo que comemos” y es que lo que nos llevamos a la boca tiene un efecto directo en cómo nos sentimos y en cómo nos relacionamos y pensamos.

 

Ya estamos en primavera, y comenzamos a sentir esa vibración intensa de la energía primaveral que nos lleva a crear y a planificar nuevos proyectos.

 

Los órganos asociados a la primavera y al elemento que la caracteriza, la madera, son el hígado y la vesícula biliar.

 

 

 

 

 

Cuando estos órganos están en equilibrio:

 

1.- Somos capaces de fluir con la vida.

2.- Somos flexibles para adaptarnos a los cambios.

3.- Los abordamos desde la paciencia y la tranquilidad.

4.-Tenemos una conexión directa con nuestra parte creativa

5.- Experimentamos una sensación de dinamismo que nos impulsa a ponerla en práctica.

 

Sin embargo, cuando hay algún tipo de desequilibrio en la energía de madera:

 

1.- Nos sentimos impacientes y rígidos.

2.- Somos menos tolerantes.

3.- Perdemos fácilmente la calma.

4.- Criticamos más a los demás.

5.- Experimentamos brotes de ira y cólera.

 

Estas emociones negativas se suelen manifestar de dos formas:

 

  • Sacándolas hacia fuera en forma de enfado, o ira, en cuyo caso será el hígado el órgano en desequilibrio.
  • Reprimiéndolas, quedándonoslas dentro, en este caso el problema será más de vesícula.

 

 

 

 

 


¿Cómo encontramos el equilibrio emocional en primavera?


 

 

1.- Reduciendo la ingesta de:

·       Frituras

·       Comidas aceitosas

·       Cremas de untar

·       Frutos secos

·       Horneados

·       Galletas (de origen animal y con azúcares rápidos)

 

2. Aumentando el consumo de:

 

  Cereales ligeros que crean apertura y

facilitarán la descarga también a nivel emocional y te

refrescarán ligeramente: La cebada es el cereal por

excelencia para esta época del año, la quinoa y el arroz de

grano largo, también te serán de utilidad.

 

  Verduras de hoja verde: Su efecto es también refrescante, son alimentos con una energía enfriadora y relajante que ayudarán a reducir la tensión interna tanto física como emocionalmente.

 

  Verduras depurativas: Te ayudarán a descargar todo lo que necesites soltar, cuando más limpio esté nuestro organismo, más relajados y tranquilos nos sentiremos y seremos más eficaces a la hora de abordar nuevas situaciones y retos: Incluye con frecuencia alcachofas, apio, rabanitos, nabos, diente de león, perejil, berros, espárragos trigueros, ortigas, cebolleta, etc…

 

  Zumos de verduras: refrescan y relajan, acuérdate de incluir siempre verdura verde fresca como canónigos o rúcula. Para dar dulzor opta por la zanahoria y si quieres que sea un poco más depurativo añade varios rabanitos o un trozo de daikon fresco.

 

  Algas ligeras: La wakame es ideal para esta época del año, ligera y de cocción rápida, la puedes tomar también en ensaladas. Simplemente déjala a remojo 10 a 15 minutos y añádela cortada bien fina.

 

  Sabores ácidos: ¿Sabías que antiguamente se daba vinagre a las personas histéricas? El sabor ácido relaja el hígado y suaviza las emociones como la ira y la cólera. Es el momento de tomar fresas y manzanas Granny Smith. Utiliza el vinagre umeboshi y el de arroz en tus aliños. Añade unas gotas de zumo de limón a tus infusiones y bebidas.

 

  Fermentados: además de ser indispensables para tu salud intestinal, los fermentados, por su sabor ácido, son realmente útiles para la salud del hígado y de la vesícula. Puedes optar por incluir 1 c.s. de chucrut en tus comidas o incorporar 1 ciruela umeboshi o su pasta en aliños o bebidas medicinales.

Ver todas las noticias

Otras Notícias


¿Tienes alguna duda? Contáctanos


RECETAS

EVENTOS