Tips Finestra

Dale un toque a tus plates con salsas equilibradas

Dale un toque a tus plates con salsas equilibradas

Según la teoría de las cinco transformaciones, una comida equilibrada energéticamente tendrá presentes 5 sabores y diferentes texturas. De esta manera, al terminar de comer, nos sentiremos saciados y la sensación de ‘’me comería algo y no sé qué es…’’ desaparecerá.

Las salsas aparentemente solo cumplen una función gastronómica, pero en realidad nos equilibran y nos gratifican a un nivel más profundo.  

Muchas veces después de las comidas terminamos comiendo un exceso de alimentos de forma visceral porque no hemos equilibrado bien el plato. Así mismo, cuando se abusa de un sabor, el cuerpo pide el sabor opuesto para compensar. Cuando comemos patatas y aceitunas no podemos evitar beber un refresco, por ejemplo  cerveza. Si se toma comida muy salada y seca, el cerebro pedirá un helado o un postre cremoso y muy dulce, así parece que la pizza y el helado van de la mano, pero estas compensaciones  con alimentos extremos solo crean una bipolaridad orgánica.

En la teoría dinámica de las 5 transformaciones podemos diferenciar claramente los 5 sabores: dulce, ácido, salado, amargo y picante.

El sabor dulce tonifica las funciones digestivas y de absorción. A nivel emocional crea compasión y empatía y también nutre bazo, estómago y páncreas. El sabor dulce es un sabor que relaja y suaviza los procesos orgánicos además de aliviar el estrés emocional y distender la tensión. Los niños que están en fase de crecimiento  (yang) adoran los dulces, porque los equilibra (yin).

El sabor amargo es ligeramente laxante y contribuye a una ligera pérdida de peso. El sabor picante por su lado dinamiza y es movilizador de residuos metabólicos. También contribuye a la perdida de peso, es expectorante y saca el calor del cuerpo. En cuanto al sabor salado este genera vitalidad y calor y tonifica las funciones del aparato renal.

Finalmente el sabor ácido es hepatoprotector y ayuda a metabolizar las grasas. También genera bili,  baja la temperatura del hígado y mejora las funciones digestivas. Cualquiera de estos 5 sabores en pequeñas cantidades es un tónico perfecto pero si excedemos las cantidades se convierte en un desequilibrante.

1. Salsa para equilibrar la acidez  

Ingredientes:

1 manzana

1 puñado de pasas

2 cucharadas de tahín

1 cucharada de miso

1 cucharada de sirope de arroz

1 pizca de sal

1 vaso pequeño de zumo de manzana

Elaboración: Triturar todos los ingredientes hasta conseguir una consistencia cremosa.

2. Salsa para tonificar el hígado  

Ingredientes:

1 remolacha cocida 3 cucharadas de vinagre de arroz

1 chorrito de concentrado de manzana

Unas gotas de tamari

Un poco de agua

1 chorrito de aceite de aguacate

Elaboración: Triturar todos los ingredientes

3. Salsa para tonificar los riñones

Ingredientes:

2 cucharadas de sésamo negro

1 cucharada de miso blanco

1 cucharada de vinagre de umeboshi

1 cucharada de sirope de arroz

1 chorrito de tamari

1 vaso de agua

4 rábanos frescos

1 chorrito de aceite de sésamo

  Elaboración: Tostar el sésamo Mezclar todos los ingredientes en un vaso triturador.

4. Salsa picante para activar el metabolismo.

Ingredientes:

1 manojo de cebollinos

El zumo de 1 limón

1 trozo de jengibre de 1 cm.

1 chorro de aceite de sésamo tostado

½ vaso de agua

½ diente de ajo fileteado

2 cucharadas de amazake

Elaboración: Triturar todos los ingredientes.

5. Salsa proteica

Ingredientes:

100 gramos de tempeh

1 cebolla 1 cucharada de vinagre de arroz

1 cucharada de puré de cacahuete

2 dientes de ajo

1 cucharada pequeña de pimentón dulce

2 cucharadas de aceite de sésamo

½ vaso pequeño de agua

Sal  

Elaboración: 

Cortar la cebolla en medias lunas Saltear media cebolla en el aceite con una piza de sal, reservar la otra mitad de la cebolla.

Incorporar el ajo y el pimentón rojo.

Añadir el tempeh y el puré de cacahuete.

Triturar todos los ingredientes junto con la cebolla cruda

Se puede dejar tipo paté o incorporar el agua y utilizar tipo salsa.

6. Salsa rápida para relajar

Ingredientes:

1 vaso de zumo de manzana

1 puñado de nueces

Unas gotas de limón

Unas gotas de shoyu

Elaboración: Triturar todos los ingredientes. 

7. Salsa rica en calcio

Ingredientes:

4 cucharadas de puré de almendras

1 cucharada pequeña de puré de umeboshi

1 cucharada pequeña de gomasio

1 hoja de alga nori

½ vaso de agua

1 cucharada pequeña de sirope de arroz.

Elaboración: Cortar el alga nori con unas tijeras en trozos.

Dejarla a remojo en 1/2 vaso pequeño de agua durante 10 minutos.

Incorporar el resto de los ingredientes.

Triturar.          

 Artículo escrito por: Patricia Restrepo Directora del Instituto Macrobiótico de España y consultora macrobiótica