Tips Finestra

Alimentación en la menopausia

Alimentación en la menopausia

Menopausia significa, literalmente, cese de la menstruación. Este fin tiene una correlación fisiológica con la declinación de la secreción de estrógenos por la pérdida de la función folicular. Los ovarios dejan de producir óvulos y producen menos estrógenos y progesterona.  

Según la doctora experta en ginecología, Christiane Northrup, la menopausia es el paso a los años de sabiduría y, pese a lo que piense una sociedad focalizada en la rentabilidad y sobreproducción, la menopausia puede ser una etapa de sosiego, plenitud y encuentro. 

Desde el punto de vista biológico estamos programadas para que en esta etapa de la vida nos retiremos del mundo exterior por un tiempo, yo les llamo ‘pausas conscientes’, y no quiero decir con esto, que necesariamente sea una retirada externa. No hace falta que nos vayamos al lejano Oriente en busca de un templo o de un maestro tibetano, estas pausas sin ritmo externo tienen que ver más con la interiorización, la meditación, el silencio. Si los hábitos de vida son caóticos en cuanto a la nutrición, ejercicios, respiración y emociones, pueden convertirse en obstáculos densos.

Si tu nutrición incluye o está basada en alimentos que generen mucho calor, y que, además, provengan del reino animal, el paso a la edad de la sabiduría se convierte en la edad de la irritabilidad, competitividad, miedo… dando paso a un constante altibajo que alterna: calor y sudor, hipo e hiperglucemia, hipo e hipertiroidismo, hiper y hipertensión.

En la menopausia y pre menopausia deberíamos nutrirnos considerando más los valores energéticos emocionales: evitando la carne, aves y alimentos horneados y, en general, todo lo que esté muy seco y deshidratado, evitando lo muy yang y el extremo yin: azúcares simples, comida en brote, con hormonas añadidas…

Las proporciones con respecto a la etapa de fertilidad en nutrición cambian. Deberíamos tomar más cantidad de verduras que cereales, más legumbres que proteína animal y más semillas que algas. También es importante reducir la sal. 

Desde mi experiencia personal y clínica, una alimentación vegana personalizada e inteligente, sumado a la practica de movimiento orgánico consciente (yoga, tai chi, chi kung), meditación, la comprensión y reconciliación con el pasado, la compasión y la gratitud hacen que vivas este periodo de la vida como un renacimiento. 

Falsos mitos y verdades sobre la menopausia: 

  1. La menopausia no es el principio del fin.
  2. No se acelera el proceso de envejecimiento después de la menopausia, el proceso de envejecimiento se acelera por una nutrición cárnica, salada y seca. 
  3. Si tu alimentación es adecuada no se aumenta de peso. Se aumenta de peso cuando intentas camuflar las emociones comiendo. 
  4. El cuerpo se adapta de forma natural a los cambios hormonales, no ingieras hormonas animales (carnes, aves, huevos, lácteos, pescados de piscifactoría).
  5. Hay una pérdida natural de calcio no peligrosa por la bajada de estrógenos ( osteopenia natural).
  6. No se pierde el deseo sexual, maduras sexualmente y sabes lo que quieres.

Qué puedo hacer para mitigar los síntomas:

  1. Las semillas de sésamo, tofu, algas hijiki, col verde…son fuentes naturales biodisponibles de calcio. Un ejercicio moderado al aire libre exponiendo el cuerpo al sol, junto con una respiración consciente nos ayuda a metabolizar el calcio. 
  2. La bebida vegetal de soja hervida con alga kombu, nos ayuda a combatir los sofocos.
  3. El alga agar agar, también contribuye a refrescar el cuerpo y facilita el transito intestinal combatiendo el estreñimiento.
  4. El aceite de sésamo utilizado de manera tópica nutre y embellece la piel del cuerpo.
  5. El cuscús, el bulgur y la polenta cocidos junto con las verduras, relajan. 
  6. Deberíamos incrementar el consumo de vitamina C. El ñame es un ingrediente precursor del colágeno
  7. Comer tofu disminuye la sensación térmica de calor.

Es el momento de redescubrir tu hobby y disfrutarlo, de conectar con tu verdadero sueño y realizarlo. Reunirse con mujeres es nutritivo y sanador.

Es nuestra responsabilidad conocer la dimensión de la edad de la sabiduría y vivirla plenamente.

Receta indicada para los síntomas de la menopausia. 

Pizza de ñame con tofu

El ñame es conocido por su gran aporte de fitoestrógenos, potenciador del colágeno. Regula el calor y la humedad en el cuerpo.

Ingredientes:

1 kilo de ñame pelado

6 cebollas

Aceite de oliva

250 gramos de tofu 

100 gramos de calabaza

1 puerro

pimienta negra

Un poco de orégano 

Sal marina no refinada

Elaboración:

Para la base

  1. Cortar las cebollas en forma de medialuna y saltearlas con un poco de aceite hasta que estén transparentes. 
  2. Cortar el ñame en laminas. 
  3. Cocer el ñame y las cebollas en agua durante 30 minutos.
  4. Triturar la mezcla con un chorrito de aceite extender sobre una bandeja para horno. 

Para la cubierta

  1. Cortar un puerro en forma de medialuna.
  2. Cortar la calabaza y el tofu en cubos pequeños.
  3. Saltear el puerro y la calabaza con una pizca de sal hasta que estén tiernos.
  4. Incorporar el tofu y añadir unas gotas de tamari.
  5. Seguir salteando unos minutos más. Agregar a la pizza, espolvorear el orégano y la pimienta y hornear durante 5 minutos a 180ºC.

Artículo escrito por Patricia Restrepo, Consultora Macrobiótica y directora del IME, Instituto de Macrobiótica de España.