Tips Finestra

¿Qué son y cómo se cocinan las azukis?

¿Qué son y cómo se cocinan las azukis?

Seguro que ya sabes que las legumbres son una de las mejores fuentes de proteína vegana. Algunas además, contienen proteína de alto valor biológico; es decir, nos aportan todos aminoácidos que nuestro cuerpo necesita para construir su propia proteína y en una proporción adecuada para ello. La alubia azuki, es una de ellas.

Originaria del Himalaya, las azukis son unas alubias, pequeñas, rojas y ligeramente redondeadas que se cultivan con facilidad en nuestro país.

A nivel nutricional, su contenido en proteínas es de un 21% y se utiliza cada vez más como sustituto de proteínas de origen animal, ya que su digestión es mucho más fácil que la del resto de legumbres y otro tipo de proteínas.

Los hidratos de carbono que nos aporta son de asimilación lenta, manteniendo estable los niveles de glucosa en sangre y siendo así ideales para personas con diabetes.

Las azukis son además, ricas en minerales como hierro, necesario para una buena calidad de sangre, y magnesio y calcio, necesarios para mantener nuestros huesos fuertes.

A nivel de vitaminas, contienen especialmente las del grupo B, tan importantes para nuestro cerebro y nuestra salud neuronal. Y es especialmente rica en ácido fólico (Vit B9), imprescindible en los meses previos al embarazo.

A nivel energético, esta legumbre es la más yang de todas y tiene un efecto ligeramente alcalinizante, pues su contenido en purinas es muy bajo.

Entre sus principales propiedades y usos a nivel medicinal:

Las azukis tonifican la función de las suprarrenales, el riñón y las vías urinarias. Siendo especialmente interesante en casos de infecciones de orina, cistitis y otros problemas relacionados con el sistema urinario como la arenilla o piedras en el riñón, en cuyo caso se suelen cocinar con un poco de daikon.

Son tónicas para los órganos del elemento agua, que además de los anteriores, incluyen los órganos reproductores femeninos y masculinos. Siendo utilizadas para problemas de prostatitis.

La azuki es ligeramente diurética, por lo que resulta muy práctica en casos en los que hay retención de líquidos o condiciones de humedad excesiva.

Gracias a su efecto diurético, tomar su caldo a primera hora de la mañana reducirá la necesidad de levantarse a orinar durante la noche, favoreciendo un buen descanso.

Las azukis ayudan también a reducir inflamaciones, edemas y exceso de humedad en nuestro organismo.

Se utilizan también para detoxificar, ayudando a eliminar impurezas a través de la orina.

Equilibrando nuestros miedos:

La emoción asociada a un desequilibrio en el elemento agua es el miedo. Un miedo excesivo debilita nuestros riñones. Y a la inversa, unos riñones débiles, incrementan nuestra sensación de miedo e inseguridad.

Las alubias azukis, al ser tónicas de riñón y de los órganos del elemento agua, son muy interesantes para ayudar a empoderarnos y desarrollar la valentía y el coraje necesarios para afrontar los retos que nos presenta la vida.

En la cocina:

Estas alubias, como todas las legumbres, necesitan unas horas de remojo. Déjalas preferentemente 12 horas o toda la noche.

Utiliza un trozo de alga kombu en la cocción. Aunque esta legumbres es la más digestiva de todas, la kombu mejorará aún más su digestión y aportará minerales a la preparación.

Puedes incluir también plantas carminativas como cilantro, laurel, hinojo o jengibre que aportarán un toque de sabor y reducirán la formación de gases.

Finalmente, añade la sal unos minutos antes de apagar el fuego, cuando la legumbre esté ya tierna.

Las azukis combinan muy bien con cual tipo de verduras, puedes variar según la época del año, pero quizás la combinación estrella sea con la calabaza. El guiso, resulta especialmente dulce, siendo realmente reconfortante y saciante.

Bebida medicinal:

El té de azuki es la bebida medicinal por excelencia para tonificar riñón y desequilibrios de los órganos asociados al elemento agua.

Incluso si no padeces ningún desarreglo, suele ser recomendable tomarlo durante los meses de invierno para nutrir la energía de este elemento, asociado a la época más fría del año.

Puedes tomar una tacita al día en ayunas durante 2 semanas y para otras dos, para volver a repetir el ciclo durante los tres meses de invierno.

Te dejo la receta:

• Coloca una tacita de azukis en una olla con 1 litro de agua y un trozo de unos 4 cm de alga kombu.

• Lleva a hervor, tapa y cocina a fuego medio durante 30 minutos.

• Cuela el caldo, deja que se enfríe y guarda en el frigorífico para utilizarlo durante varios días.

Las azukis estarán todavía duras. Si quieres utilizarlas, puedes seguir cocinándolas y preparar cualquier otra receta.

¿Qué tal un delicioso paté?

Te dejamos la receta.

Artículo escrito por Isabel Moreno, Macrosano