Semillas de chía, el complemento perfecto

Semillas de chía, el complemento perfecto

La semilla de chía es muy versátil y fácil de introducir en infinidad de elaboraciones. Además, al igual que todas las semillas, tienen muchas propiedades y nutrientes beneficiosos para nuestro organismo. Recuerda que todas nuestras semillas vienen en un envase 100% compostable que se debe de tirar al contenedor orgánico y en tan solo 180 días vuelve a la naturaleza en forma de compost.

PROPIEDADES

La chía es una buena fuente de fibra, proteína vegetales, grasas buenas, minerales y vitaminas. En líneas generales, contiene entre un 15 y un 25% de proteínas, mucha fibra, minerales y oligoelementos vitales para nuestra salud. También es rica en grasas poliinsaturadas como el ácido graso omega-3 y omega-6, convirtiéndola en un estupendo combustible para las articulaciones y los huesos. Si algo destaca en la chía es su alto contenido en calcio: 631 mg por cada 100 gr. (la leche tiene 130 mg) lo que la convierte en una excelente aliada en casos de osteopenia y osteoporosis.

Como todas las semillas es rica en fibra, tanto soluble como insoluble, alrededor de 34 mg, por lo tanto te ayudará a mantenerte saciada y a regular el tránsito intestinal.

A diferencia de otras semillas, posee también una gran cantidad de antioxidantes. Debido a todas estas impresionantes propiedades son el perfecto aliado para nuestro bienestar y equilibrio de muchos procesos metabólicos.

USOS

La cantidad de chía recomendada al día es de 15 gramos al día.

Cuando las semillas de chía se combinan con líquido absorben 10 veces su peso formando una capa gelatinosa gracias a la fibra soluble que contienen. Esto crea un efecto saciante en nuestro sistema digestivo que nos hace sentirnos llenos durante más tiempo y retrasa el aumento de azúcar en la sangre. La ventaja de estas semillas es su sabor prácticamente inocuo que las hace muy versátiles tanto en platos dulces como salados.

Para usar la chía de forma correcta y garantizar así todo el aporte de nutrientes tenemos dos opciones: molerla o hidratarla.

Molida

Se puede moler con la ayuda de un mortero o un molinillo y añadirla en forma de polvo a batidos, sopas o ensaladas. Hidratada La chía se debe de poner en remojo entre 1 y 4 horas para que pueda absorber el máximo líquido posible. Si el líquido es caliente podemos tener la chía hinchada en 30 minutos. Ten cuidado de no añadirla a líquidos hirviendo ya que el alto calor hace que estas semillas pierdan sus beneficios.

Hidratada

La chía se debe de poner en remojo entre 1 y 4 horas para que pueda absorber el máximo líquido posible. Si el líquido es caliente podemos tener la chía hinchada en 30 minutos. Ten cuidado de no añadirla a líquidos hirviendo ya que el alto calor hace que estas semillas pierdan sus beneficios.

Pudding de chía y té verde

Un delicioso desayuno para empezar el día con energía y vitalidad.

Batido activo de quinoa real y chía

Una bebida muy útil para preparar el cuerpo antes y después de hacer deporte

Ensalada de tofu y semillas de chía en polvo.

Un plato completo lleno de verduras y proteína para un tupper de 10