Tips Finestra

¿Qué puedes hacer para evitar el estreñimiento?

¿Qué puedes hacer para evitar el estreñimiento?

Alrededor del 20% de la población en nuestro país sufre de estreñimiento. Ir al baño a diario, una o dos veces, es esencial para mantener nuestra salud. 

Mediante la eliminación intestinal se expulsa al exterior las sustancias que no son asimilables por el organismo. Sin embargo, cuando hay estreñimiento, los productos de desecho pueden ser reabsorbidos por el torrente sanguíneo sobrecargando los órganos de eliminación como el hígado o los riñones.

El estreñimiento, tiene además consecuencias en el aspecto de nuestra piel, que se muestra más limpia cuando hay un tránsito regular y en nuestro estado de ánimo.

La depresión parece estar asociada al estreñimiento. Niveles bajos de serotonina pueden causar estreñimiento, del mismo modo que tienen una relación directa con procesos depresivos.

A nivel emocional el estreñimiento se relaciona también con una tendencia en la persona a retener, a mantener, a no poder soltar o ser incapaz de desprenderse de cosas materiales, relaciones o emociones… 

Si habitualmente estás estreñida, observa qué es lo que te cuesta soltar en tu vida y trabaja la confianza, el dejar ir lo que ya no necesitas, rompe lazos que no te satisfacen y suelta…

A nivel energético el estreñimiento indica un exceso de energía contractiva y de retención, por lo que el consumo de alimentos yang, que tensan, contraen y secan, empeorarán los síntomas. Evita las carnes, los embutidos, las harinas horneadas, el exceso de sal y alimentos astringentes como los caquis o el membrillo.

A nivel de alimentación generalmente se asocia a una dieta baja en fibra, sin alimentos integrales y rica en refinados. La falta de hidratación, puede ser también una causa de estreñimiento, así como la insuficiencia de bilis, indispensable para la digestión de las grasas y para acelerar el tránsito intestinal.

¿Qué puedes hacer?

En tu alimentación:

  • Aumenta la cantidad de verduras de hoja fibrosa como la kale, berzas y otras coles. Incluye también verduras como las zanahorias, nabos y calabazas con su piel.
  • Incluye alimentos ricos en mucílagos: semillas de linochía o las algas, especialmente la kombu, wakame y agar agar. Los mucílagos estimulan el movimiento peristáltico y son prebióticos que alimentarán las bacterias intestinales.
    • Remoja las semillas de lino y chía para que se forme el mucílago. 1 c.s. al día de una u otra será suficiente.
    • Incorpora el aga kombu en la cocción de las legumbres y la wakame en tus sopas y caldos. Utiliza 1 cm de alga por persona.
    • El agar agar es uno de los mejores alimentos para ayudar a regular el estreñimiento. Hidrata el alga e incorpóralo a tus ensaladas o prepara gelatinas con zumos de tu elección.
    • El té de agar agar que puedes tomar antes de la comida o a última hora de la noche es un remedio eficaz. Encontrarás la receta al final del artículo
    • Introduce sabores ácidos para estimular la secreción de bilis: el kiwi hace maravillas. Puedes además incorporar hierbas hepático-biliares a tus infusiones como boldo, cardo mariano o alcachofera. La ciruela umeboshi es una gran aliada para tonificar tu hígado y estimular la vesícula biliar. Puedes tomar media cucharadita de postre de la pasta o media ciruela antes de las comidas.

    • Recuerda utilizar especias que calientan y activan como el jengibre, la cúrcuma o un curry de calidad que estimularán el movimiento peristáltico y darán sabor a tus platos.

    • Aumenta tu ingesta de líquidos: caldos, infusiones, agua. No es necesario forzarse, sin embargo, observa y atiende a tu organismo, muchas veces la sensación de hambre se confunde con la necesidad de beber. Comienza el día con un vaso de agua templada o, incluso mejor, un caldo de miso, verás cómo notas la diferencia.

    • Toma una bebida elaborada con kuzu a diario: El kuzu es un regulador intestinal, ayuda tanto en casos de estreñimiento como de diarrea. En cualquier caso, prueba un par de días y observa cómo te sienta. El kuzu es un almidón resistente que alimenta las buenas bacterias intestinales mejorando tu microbiota. 

    • Para prepararlo disuelve 1 c.p. de kuzu en un poquito de agua fría, añádelo a un cazo con agua o té kukicha y lleva a hervor hasta que veas que comienza a espesar ligeramente y se vuelve traslúcido. También puedes incorporar a la bebida la pasta umeboshi.

En tu día a día:

    • Practica algún tipo de ejercicio. La vida sedentaria y el estreñimiento están directamente relacionados. La actividad física ayuda a mejorarlo, sea del tipo que sea, así que ponte las deportivas y pasea a diario o practica tu deporte favorito con frecuencia.
    • Haz respiraciones profundas. Las respiraciones completas en las que desplazamos ampliamente el diafragma hacia abajo, producen un masaje en los intestinos que estimulan el tránsito intestinal. Las conocidas como “respiraciones abdominales” son las que más pueden ayudarte.
    • Masajea tus intestinos. Si practicas ejercicios y respiraciones a diario, probablemente ya no te haga falta masajear tu abdomen, en todo caso, un sencillo masaje en nuestra zona abdominal, no sólo estimula el tránsito intestinal, sino que nos permite una toma de contacto con nosotras mismas, haciéndonos conscientes de cómo estamos.
    • Aplica compresas de jengibre en el abdomen. La colocación de toallas calientes que han sido introducidas en una infusión de agua con jengibre es un sencillo y agradable tratamiento que ayuda a mejorar considerablemente el estreñimiento.

Remedios caseros:

Té de agar agar

    • Calienta 1 taza de agua en un cacito con 1 c.s. de copos de agar agar.
    • Cocina a fuego bajo, removiendo continuamente hasta que los copos se hayan disuelto.
    • Toma caliente.

Artículo escrito por Isabel Moreno, Consultora Macrobiótica y creadora de Macrosano